lunes, 12 de marzo de 2012

nínfula



La flaqueza del cuerpo sucumbe

ante miles de pequeños placeres

que aprisionan nuestros sentidos


La sangre arde en cada arteria

Y en cada pulso

Es ese pétalo rojo y arrítmico

Que nos da los respiros


Frente a las pupilas

Y la carne de gallina

Se cuela en tus entrañas

El fruto prohibido y su dulce llama


Que furiosa te ilumina

Y te pide que la sigas

Con la miel en las comisuras

Y una sed aterradora


Mientras los huesos se deshacen

Y las rodillas titubean

Sosteniendo un triángulo

Abrasador..


Ciego furor en tus pupilas

Negras azabache

Expectantes

Curiosas

Impacientes


Y con el alma dormida

Se eriza cada milímetro de piel

Con caricias como viento


Y el tiempo se para

Y el pétalo quema

Con lava de volcán

Que acaba de estallar

No hay comentarios:

Publicar un comentario